Content curation en periodismo (y en documentación periodística)

La Universidad Pompeu Fabra de Barcelona publicó un nuevo número de la Revista hipertext.net. Destaco un artículo muy interesante que vincula al Periodismo con la práctica de la “content curation”. El autor es Javier Guallar, quien junto a Javier Leiva Aguilera escribieron el libro “Los content curator”, la primera obra en español dedicada al tema. Por estas latitudes solo puede conseguirse en formato e-book a través del sistema de lectura digital “Tagus”, comercializado por “Casa del Libro”, de España.

Esta entrada -como la publicada la semana pasada- ha sido producida mediante un sistema de “content curation” acoplado al administrador WordPress de este sitio. El pluging se denomina “My curator” y permite seleccionar información relevante en la web, para luego compartirla.

En el link adjunto podrán acceder a la descarga del material en html o pdf, en español o en inglés.

Resumen Desde hace unos pocos años están con nosotros los conceptos de content curation y de content curator como actividad o sistema y como profesional o especialista, respectivamente. Aunque el origen del término se vincule al mundo del marketing –se considera como artículo fundacional “Manifesto for the content curator” […]

E-book GRATIS, escrito por David Álvarez.

David Álvarez, especialista en PLE y Content Curation, gestor del sitio e-aprendizaje, ha publicado un libro digital sobre Entornos Personales de Aprendizaje.
En esta entrada comparto la página desde donde se puede dirigir a la descarga disponible libremente.
Aprovechando la estación estival que se inicia en el hemisferio norte, David ha denominado a esta publicación “Los PLE son para el verano”, con la clara intención de aprovechar la época para leerlo. Nosotros, en el hemisferio sur, podemos disponer la pausa más breve del invierno y leerlo al calor de una estufa. El libro es una compilación de artículos seleccionados de su producción bloguera.
Las herramientas digitales que utiliza David Álvarez son variadas. Les sugiero -si están interesados- seguirlo en twitter, a través de la cuenta @balhisay.
Espero que la lectura sea de mucho agrado y utilidad.

Los PLE son para el Verano es un e-book sobre  Entornos Personales de Aprendizaje  que recoge 19 artículos publicados en [e-aprendizaje] y en Taller PLE , seleccionados y ordenados de manera que tras la lectura del e-book puedas tener una visión general de los Entornos Personales de Aprendizaje [PLE] […]

Consejo para organizar nuestra información en pantalla

Ordenar y visualizar nuestras preferencias para estudiar o trabajar.

Muchas acciones en nuestra computadora y a través de una conexión a internet están relacionadas con viejas prácticas de estudio y trabajo.

Como sostuviera varias veces Marshall Mc Luhan, las viejas tecnologías condicionan a las nuevas, así fue que -en radios y canales de televisión- al sector dedicado a las coberturas periodísticas y emisiones de noticieros se le conoció como departamento de “prensa”, término referido al sistema de impresión de diarios o revistas.

De esta misma manera llamamos escritorio a una especie de mesa donde apoyamos todo aquello que está destinado al trabajo, ya sea del  profesional, del empleado de cuello blando o del estudiante. O denominamos carpeta a aquella sección de “mis documentos” donde almaceno todo lo vinculado a un tema particular, tal como si fuera una carpeta física de archivo de papeles versados en algo específico y rotulado en su lomo, todo para poder identificarlo a primera vista.

Es difícil crear nuevos términos o nuevas acepciones, aunque algunas han dado paso a procesos que marcan la complejidad de esta nueva cultura digital, como es el caso de las aplicaciones.

En materia de gestión de la información digital nos vamos a encontrar con situaciones similares, aunque las cosas comienzan a presentar algunas complicaciones. En algunos casos utilizaremos términos muy comunes, heredados de “otras culturas”, pero en algunos casos nos vamos a encontrar con herramientas digitales que será muy difícil utilizar un nombre que las defina con precisión, puesto que serán a la vez una cosa y la otra;  o tal vez sumarán varias funciones.

En el caso de las herramientas digitales posibles de utilizar para desarrollar un PLE, Entorno Personal de Aprendizaje, o para ejecutar una serie de acciones conocidas como Curación de Contenidos, vamos a encontrarnos con una gran variedad de opciones. Algunas serán útiles para buscar información, pero a la vez otras nos permitirán alertar, seguir, seleccionar, marcar, clasificar, ordenar, guardar, agregar y compartir información. Servirán para alguna, para varias o para todas estas actividades.

Es objetivo de estas entregas compartir experiencias de los usos de varias de estas herramientas digitales, el surgimiento de nuevas propuestas, como así también el comentario sobre en que tipos de casos nos permitirán estos recursos acercar soluciones. El principal interés es ayudarnos a como elaborar nuestra propia estrategia para construir -desde las posibilidades digitales- un Entorno Personal de Aprendizaje, conocido por su sigla anglosajona PLE. En similar dirección, las distintas herramientas digitales nos permitirán obtener resultados en una acción muy importante como lo es la Curación de Contenidos, búsqueda, filtrado, selección, análisis y publicación de información específica para la divulgación y desarrollo del conocimiento.

La propuesta es de “un poco de orden, entre tanto caos”, de datos, información y conocimiento.

Entre tantas herramientas digitales, el condimento particular de la época, es que constantemente se pueden descubrir nuevos, sitios, programas, extensiones o aplicaciones que nos ayudarán a cumplir con una o varias tareas; si es que no se desarrollan nuevas tareas en base a necesidades y posibilidades que nos brindan las tecnologías digitales en red.

En ese compartir mis experiencias en el “nuevo mundo” de la gestión de la información, en la sociedad del conocimiento, procuro aportar elementos para establecer una necesaria alfabetización digital en el campo del trabajo, la empresa, la investigación,  la educación formal  y la formación permanente.

Organizando nuestra información, nuestros sentidos y nuestra mente.

Start.me: página de inicio personalizada.

Start.me: página de inicio personalizada.

En una ocasión anterior presenté un video tutorial de Symbaloo, una página/aplicación que nos permite organizar nuestros enlaces preferidos y sindicaciones RSS, agrupándolos temáticamente y en una sola visualización de pantalla.

Ahora quiero invitar a probar start.me, una página de inicio personal que me permite establecer un  ordenamiento de los sitios más consultados y de las actualizaciones RSS. En una sola mirada, abarcando una página completa de navegación, podemos personalizar nuestro “escritorio” de trabajo en dinámicas columnas que incluyen buscadores, sitios periodísticos, herramientas para el trabajo o el estudio, sitios con información del “ambiente o entorno”, redes sociales y menú de noticias sindicadas, entre otras. Muy fácilmente podemos modificar el fondo y la distribución de nuestras columnas y sus enlaces.

Un excelente recurso para desplegar apenas encendemos nuestra computadora. También posee extensiones para navegadores como Chrome, Safari, Firefox y Explorer y para incluirlos en el panel de inicio de smarphones y tabletas.

Una opción que me brindó buenos resultados.

Gestión de Información con Symbaloo

La gestión de la información es facilitada en nuestros tiempos por una gran cantidad de aplicaciones informáticas que nos permiten buscar, ordenar, clasificar, guardar, analizar y compartir los datos útiles para la obtención de beneficios que nos acercan a un objetivo.
El primer obstáculo que tenemos se presenta en el gran volumen de información disponible, mucha de ella fácilmente accesible, pero otra aún oculta en aquella web invisible u oculta, pero para la cual también tenemos algunos instrumentos a nuestra disposición.
Paulatinamente iré presentando en este blog algunas de estas herramientas. Seguro plantearé primero las que conozco y me han resultado de utilidad, lo que no significa que sean las únicas o las que satisfagan las necesidades de todos. Por eso también invito a que en los comentarios cada uno haga su aporte para conocer e indagar sobre las múltiples posibilidades que nos brinda Internet.
En el contexto de la gestión de la información personal, de la conformación de entornos personales de aprendizaje o en la propia gestión de conocimiento cada uno deberá adoptar y adaptar las herramientas que necesita. Día a día van apareciendo novedosas aplicaciones, debemos estar actualizándonos al respecto y, compartiendo en comunidad, estas innovaciones.
En esta entrada quiero comenzar a comentar alguna de ellas. Se trata de una herramienta que nos permitirá ordenar información referida a los sitios que más consultamos.
Symbaloo se presenta como un panel donde por categorías podemos visualizar botones que nos llevarán directamente a cada sitio, sin necesidad de recurrir a nuestras carpetas de favoritos.

image
Symbaloo es un organizador de sitios web que permite habilitar una cuenta gratuita que puede ser habilitada en la PC y también descargada como aplicación en tabletas y teléfonos inteligentes.
Se pueden guardar los links de los sitios más utilizados en una página que se despliega en la pantalla y que con un click nos lleva directamente a la web que tanto consultamos. La interfaz de Symbaloo es muy intuitiva. No hay que ser un maestro de la tecnología para personalizar el recurso de acuerdo a nuestras necesidades. Además tenemos versión en castellano.
Existen dos posibilidades: Symbaloo propiamente dicho, dirigida a cualquier profesión o necesidad y Symbaloo Edu, orientada a docentes y alumnos. Ambas son de acceso libre y permiten la posibilidad de compartir los recursos con otros por afinidad de intereses.

 

Construimos conocimiento con nuevas herramientas.

Mucha literatura realiza comparaciones sobre la cantidad de conocimiento que ha generado la humanidad desde su aparición en la tierra.

Es indudable la progresión geométrica de los últimos tiempos, especialmente entre fines de los noventa y nuestra época. Diariamente investigadores, especialistas e incluso aficionados producen datos en cantidades imposibles de ser procesadas por una sola mente humana.

La especialización ha devenido en hiperespecialización y la configuración del ser humano culto o el sabio de épocas pretéritas ha sido transformada y correspondida contemporáneamente a toda aquella persona que no teme a la constante actualización, a la puesta al día en cualquier momento y lugar, al aprovechamiento de cualquier ocasión para aprender algo, a la buena disposición a escuchar, abrir su mente, indagar y reflexionar.

Hoy no tiene sentido acumular papeles y libros cuando poco sirven para buscar y encontrar lo necesario. Registrar extensas conferencias que serán efímeras tras el paso del orador. Tomar apuntes apenas legibles por su autor. Potentes herramientas digitales posibilitan realizar una creativa y eficiente gestión del conocimiento. Buscar información de calidad, reflexionada por autoridades en cada materia, relevada por especialistas y alojadas en formatos diversos: textos, audios, videos, imágenes, etc., está al alcance de la mano.

Office job

Pero no basta sola con las herramientas digitales, ni siquiera con cualquiera de las centenares o miles disponibles, debemos descubrir cuales de todas ellas son las que mejor nos permitirán la administración de la información suficiente para alcanzar nuestro propio conocimiento, albergarlo, sintetizarlo y compartirlo; para así formar parte de la gran revolución contemporánea del conocimiento al alcance de todos.

A fines de la década de 1960 Walter Ong* decía estas cosas:

“La computadora es un medio especial en el cual el conocimiento puede ser cultivado fuera de hábitat normal”…

“pero la computadora deja libre la mente para aplicar el conocimiento en muchas situaciones más complejas y vastas que las que ningún espíritu podría abarcar sin computación”.

“No sólo los nuevos sistemas de almacenaje, recuperación y comunicación de conocimientos (los “medios”) aceleran el progreso del conocimiento, sino que dicho progreso acelera a su vez el desarrollo de nuevos medios”.

Increíble!!!

Todo esto fue dicho hace casi medio siglo cuando aún muchas cosas que hoy existen para buscar, alojar, publicar y distribuir conocimiento no existían o formaban parte de la germinación de otros proyectos.

¿Somos conscientes del tiempo en el que vivimos y de la manera en que podemos ser protagonistas de esta “revolución del conocimiento?

¿Estamos preparados para afrontar los nuevos desafíos que se presentan en la educación, la formación profesional y la vida de las personas?

* Ong, Walter –comp.- (1970) “El conocimiento y el futuro del hombre”, Librería de las Naciones, Buenos Aires.

¿Por qué hablar de gestión de la información personal?

En nuestro trabajo, en nuestra profesión y también en todo aquello que nos gusta y nos da placer como leer libros de determinado género o autor, realizar viajes, disfrutar de una buena comida o bebida o practicar algún deporte o disciplina artística, nos encontramos en estos tiempos con un caudal inagotable de datos, información, documentación en fuentes diversas que a veces nos orientan y otras nos confunden.

Diariamente recibimos y procesamos solo una pequeñísima parte de la información que circula por distintos medios, publicaciones populares o destinadas a públicos específicos, canales de televisión con programación temática segmentada, diarios y periódicos digitales de distintas partes del mundo, portales, aplicaciones, variados soportes que solo nos permiten conocer una verdad: que existe un volumen asombroso de datos que posiblemente puedan convertirse en información, la que a la vez (dependiendo de cada quien) podrá llegar a ser conocimiento.

Ante muchas situaciones la salida parece ser “buscarlo en Internet”, pero apenas advertimos que al ingresar nuestro requerimiento en un buscador nos lista decenas o cientos de miles de sitios para consultar. Generalmente nos quedamos con los primeros, a veces consultamos algunos de la segunda o tercera página de búsqueda. Hemos encontrado algo seguramente pero no lo mejor, solo lo más popular, lo más requerido, lo mejor indexado en palabras clave y eso no es necesariamente el mejor dato, el que no será la mejor información y mucho menos nos llevará al conocimiento de las cosas.

Pero… ¿qué hacer entonces?

Muy simple… aprender a utilizar las herramientas necesarias para la mejor “Gestión de la Información Personal”.

¿Qué necesito para eso?

Aprender a sumergirme en el mundo de los datos universalmente accesibles mediante Internet. No solo a la información allí existente, sino también al complejo proceso de conocimiento aplicado por otros y alojado en algún lugar de la red, en texto, en audio, en video, en infografías o en cualquier mensaje elaborado en distintos soportes digitales.

Luego debo saber la manera de evaluar esos materiales, seleccionarlos, guardarlos y compartirlos. También, de poseer la capacidad para ello, podré aportar al desarrollo del conocimiento de un tema o un área.

En este blog compartiré parte de ese desafío que he tomado en indagar y desarrollar distintos procedimientos para hacer una más eficiente “gestión de la información personal” para nuestro trabajo, nuestra actualización y nuestros pasatiempos o preferencias de cultivo intelectual.

La tarea emprendida queda plasmada y que se complementa con acciones de curación de contenidos (un aspecto de la gestión) y de la inevitable reflexión sobre Entornos Personales de Aprendizaje (Personal Learning Evironment- PLE).

Si te interesan estos temas también puedes seguir mis publicaciones y curación de contenidos en Twitter como @GustavoIovino.