Distintas caras de la “Content Curation”

¿Cómo algo tan nuevo puede tener tantas posibilidades de aplicación?

Esto es una realidad para la “content curation“, es que en definitiva reúne una serie de técnicas y estrategias del intelecto destinadas a resolver un problema común para estos tiempos del postdigitalismo, la  convivencia del ser humano ante la existencia de inmensos volúmenes de datos actualizables y en constante movimiento. Es así que, si bien la “content curation” surge desde la práctica del marketing se adapta a necesidades tan reales como también apunta a la adaptación de tradicionales actividades como el periodismo o la enseñanza ante herramientas de gestión de la información.

Ramón Archanco de "Papeles de Inteligencia" presenta el "Mapa del ecosistema de herramientas para el tratamiento de la información".

Ramón Archanco de “Papeles de Inteligencia” presenta el “Mapa del ecosistema de herramientas para el tratamiento de la información”.

Un periodista debía elegir (de acuerdo al espacio con que contaba en pocas páginas) entre dos o tres informaciones que llegaban a su mesa. La acción de filtro era aplicada por los redactores y también por editores que seleccionaban y hasta recortaban los materiales ya generados por el plantel de profesionales del periodismo. Varias fotografías posibilitaban la selección de la más clara o la más significativa. Las informaciones de lugares lejanos llegaban a las redacciones gracias a las teletipos y los servicios de agencias informativas. El “cablero” cortaba las noticias, las agrupaba en bandejas, las leía, seleccionaba y  descartaba. Luego vendría una nueva selección, tras la consulta con los superiores y, finalmente, se la pasaba en limpio. Nuevo título, más gancho y un texto seguramente acortado y modificado por la personal pluma del redactor.

La tradición académica reconoció a esta práctica con el término gatekeeper, refiriéndose al periodista que edita una publicación, que decide, filtra y selecciona, el que abre o cierra puertas para que la noticia sea difundida. Ya en el siglo XXI, el italiano, Robin Good, de MasterNewMedia, acuña el término newsmaster para referirse a la misma secuencia de acciones pero en el campo del tratamiento de fuentes periodísticas digitales.

¿Qué ocurría con el lector tradicional? algo similar. Con su mirada ojeaba los títulos, se detenía en lo que le interesaba y seguía leyendo a medida que se concentraba su interés o su necesidad. El resto se descartaba en una rápida función de conmutación neuro-visual. ¿Acaso no hacemos los mismo hoy y ante la pantalla?. ahora la conmutación es un veloz ejercicio neuro-motor-visual, con la aplicación entre otras cosas del mousse y la función suprimir.

A través de las época han cambiado los acontecimientos y en un corto lapso de tiempo el ecosistema de medios e información se ha sobrecargado de canales y datos, también la tarea de selección, filtrado y observación atenta del periodista se ha complejizado a la vez que exige otra preparación y otra actitud.

Esta es una de las variadas caras, facetas, posibilidades o desarrollos que presenta la “content curation“.

Pero es en el área de la Inteligencia Competitiva donde tal vez más llame la atención la aplicación de las técnicas de la “content curation“. La observación atenta de la conducta de competidores reflejada en Internet y las redes sociales, la innovación tecnológica y de procesos, los resultados de la investigación científica y el comportamiento de los mercados son aspectos que exigen de una tarea de “content curation” en un plano de mayor complejidad, siempre navegando en un océano de datos que se renuevan constantemente.

Uno de los sitios que más valor agrega a la aplicación de la “content curation” en el campo de la Inteligencia Competitiva se llama “Papeles de Inteligencia”. Sin dudas es el principal referente de habla castellana en la materia. Su autor, Ramón Archanco, sorprende periódicamente con artículos cuyos contenidos son de aplicación real que resuelven las inquietudes sobre muchos aspectos de la aplicación de la “content curation“, no solo en esta “cara” tan particular sino también para todas sus variantes.

En una entrada de mucho valor, que recomiendo leer y analizar detalladamente, el autor enriquece nuestro conocimiento en una presentación visual y un análisis de las funciones de las herramientas para el tratamiento de la información externa.

Mapa de Herramientas para el Tratamiento de la Información

De izquierda a derecha podemos identificar las actividades más cercanas a la labor de un periodista de datos hacia las que corresponden a las habilidades de un científico de datos. Desde el marketing de contenidos hacia la gestión del conocimiento.

En ambos casos las herramientas apuntan a cumplir con la esencia de la tarea en la “content curation“, búsqueda y recuperación automatizada de la información, filtrado y análisis en base a la selección del especialista y difusión para la socialización de la información o del conocimiento, según corresponda.Según Archanco, la Santísima Trinidad del tratamiento de la información, verdad revelada para la “content curation”.

Sobrecarga de información y acceso al conocimiento

¿Alguna vez nos hemos sentido agobiados por la cantidad de información a la que estamos expuestos cotidianamente?. ¿Sentimos la necesidad de poner un orden ante tanto conocimiento disponible en diversidad de temas?.  ¿Por qué ya casi no encontramos personas que saben de todo?. ¿Sirve de algo leerse por completo un “gordo” diario de domingo, lleno de información? ¿Es verdad aquello de que nos falta el tiempo para enterarnos de algo tan importante?. ¿Es cierto que los adolescentes leen menos, ante la situación paradójica de que hay posibilidades de acceder a más conocimiento?

Algunas de estas preguntas -y otras más- que seguramente nos hemos hecho en varias ocasiones son parte de la descripción de una realidad como también el alimento ideal para la construcción de nuevos mitos urbanos y digitales.

Bienvenidos a la Era de la Información

La realidad de la información y el conocimiento contemporáneos puede sintetizarse a partir de una serie de investigaciones efectuadas en la Universidad del Sur de California por un equipo dirigido por Martín Hilbert, dedicadas a estudiar la exposición de los seres humanos a la información que circula en el entorno, y que en el último siglo estuvo signada por tradicionales medios o formas de comunicación e información como la prensa gráfica, la radio, el cine, la televisión, el teléfono, el correo y el fax; a los que luego se sumaron el e-mail, la web, la mensajería instantánea y las redes sociales; para finalmente desembocar en lo que se conoce como Big Data y la web semántica -los baluartes de Internet 3.0-.

Algunas conclusiones de este estudio fueron publicada en The Telegraph” por Richard Alleyne, en un artículo titulado “Welcome to the information age- 174 newpapers a day”.

Los investigadores utilizaron una fórmula compleja para calcular  la cantidad media de información enviada y almacenada desde todos los medios digitales a una medida comparable con la que puede ser contenida en un soporte papel. De esta manera -cien años atrás- las personas con suerte tuvieron la posibilidad de leer el equivalente de 50 libros en su vida, mientras que ahora la mayoría de los niños han visto en sus pocos años un par de cientos de películas.

El trabajo analiza puntualmente el uso de herramientas de información analógica y tecnologías digitales durante el período de 1986 a 2007, y los resultados reflejan nuestra transición casi completa a la era digital. Para Martín Hilbert el año 2002 es considerado bisagra para el inicio de la llamada Era Digital. En ese momento se alcanzó el nivel del 94% de todos los datos existentes  en el mundo almacenados en soportes digitales. Se consolida una verdadera revolución en materia de conocimiento.

El desarrollo de Internet en el siglo XXI reconfigura la ecología de la información y el conocimiento. Una salida para resolver los problemas que acarrea la sobrecarga informativa es la consolidación de competencias de Content Curation para la búsqueda, filtrado, selección, agregado de valor y difusión de los datos abundantes.

El desarrollo de Internet en el siglo XXI reconfigura la ecología de la información y el conocimiento. Una salida para resolver los problemas que acarrea la sobrecarga informativa es la consolidación de competencias de Content Curation para la búsqueda, filtrado, selección, agregado de valor y difusión de los datos abundantes.

A principios de los 90 sólo estaba digitalizada una cuarta parte de la información, la gran mayoría todavía estaba almacenada en papeles, vídeos y cintas de audio.

Lo que ocurre es que muchas veces no nos damos cuenta de la gran cantidad de información que se encuentra a nuestro alrededor. Tal vez observamos algunas escuálidas bibliotecas en algunos hogares, pero no advertimos la cantidad de datos almacenados en nuestros pen-drive, en CDs y DVDs, o en el mismo disco rígido de nuestra computadora. Menos aún revisamos la cartera o billetera y reparamos en los datos a los que se puede acceder mediante la cinta magnética de la tarjeta de crédito, la de débito o la credencial de la obra social. Todos esos datos que se almacenan, circulan y pueden ser obtenidos y analizados modifican los paradigmas imperantes en materia de conocimiento.

Partiendo de una unidad de medida que tiene en cuenta a un periódico o diario de 85 páginas, los investigadores se encontraron con que en 1986 recibíamos el equivalente de información correspondientes a alrededor de 40 de esos medios impresos cada día. Para 2007 esta relación se disparó a un equivalente a 174 diarios por día.

En 1986 enviábamos individualmente – principalmente por correo, teléfono y fax – alrededor de dos páginas y media de periódico cada día.  En 2007, el correo electrónico, la fotografía digital, los sitios en la web y las redes sociales lo incrementaron a seis diarios o periódicos por día. El salto es alucinante y sólo está teniendo en cuenta nuestra actual condición de prosumidores, productores y consumidores de contenidos, muchas veces prescindiendo de las grandes organizaciones de comunicación. El aumento es en relación de 1 a 200.

Para Hilbert, a pesar de lo que muestra un crecimiento enorme, el ser humano está lejos de un punto de saturación y, mucho más aun, de hacer frente a la cantidad de información contenida en el mundo natural. Significa que deberemos acostumbrarnos a esta situación de estar expuestos a una sobrecarga de datos que hoy pueden provenir de distintas fuentes. El crecimiento de Internet, la televisión multicanal  24 horas x 7 días y los teléfonos móviles hacen que ahora recibamos cinco veces más información en relación a lo que recibíamos  en 1986, haciendo que estemos expuestos diariamente a contenidos equivalentes a 174 diarios o periódicos.

Un informe original de la investigación puede ser leído en “International Journal of Communication”.

Un mundo de selección y pantallas

Está claro que uno no absorbe toda esa cantidad de información, nuestro cerebro se adapta a la situación y comienza a actuar permitiéndonos filtrar esos datos. Tarea que ya hacíamos leyendo un solo diario. Podíamos quedarnos solo con el título, agregar el copete y -en caso de recibir una “alerta” analógica pero instantánea, procedíamos a la lectura completa de acuerdo al interés que despertaba. Así, unos y otros, nos diferenciábamos en nuestras selecciones. Algo parecido ocurría y ocurre con el control remoto o telemando del televisor, en sus variados versiones de zapping (evadir los cortes publicitarios), flipping (navegar por distintos canales) o grazing (transitar entre dos señales en particular). O el equivalente de las emisoras de radio programadas en el coche, donde tenemos seleccionadas seis en cada programa a razón de dos por cada banda (AM-FM). La función de conmutación está presente en nuestra condición humana.

Desde la perspectiva del estudio de la problemática de los adolescentes del siglo XXI, Roxana Morduchowicz, recuerda que en 2001 la televisión era -por lejos- el medio predominante en la vida de los chicos, ninguno pensaba en redes sociales, simplemente porque aún no existían. Ahora, las casas donde viven los adolescentes tienen más pantallas que libros, diarios y revistas. Tres pantallas dominan el universo adolescente: la televisión, la computadora y, muy especialmente el celular o móvil. Anticipa que cuando navegar por Internet a través del celular sea más accesible, se convertirá posiblemente en la pantalla única para los jóvenes.

En la lógica de la sobrecarga informativa, Morduchowicz sostiene que las tecnologías permiten a los niños y adolescentes acceder a saberes sin límites y agrega que con Internet se extendieron las fronteras de la información. Para la investigadora argentina, autora del libro “Los adolescentes del siglo XXI, los consumos culturales en un mundo de pantallas”, los adolescentes no leen ni más, ni menos, leen de otra manera, en otros soportes y con otros fines. leen si, pero en pantallas. Entiende que debemos referirnos a lecturas realizadas realizadas en diferentes medios que so se excluyen entre si, se superponen y abren diversas ventanas al mismo tiempo, pero siempre lo hacen filtrando, buscando de acuerdo a sus preferencias. ¿Somos capaces de atraer a los adolescentes hacia otros temas por medio de las pantallas? o dejaremos que sigan “conmutando” cosas que los mayores creemos que tienen valor, limitando tal vez las posibilidades de acceso al conocimiento que pueda cambiar sus vidas y la de los integrantes de su entorno..

El desarrollo de Internet en el siglo XXI reconfigura la ecología de la información y el conocimiento. Una salida para resolver los problemas que acarrea la sobrecarga informativa es la consolidación de competencias de Content Curation para la búsqueda, filtrado, selección, agregado de valor y difusión de los datos abundantes.

En síntesis: el ser humano contó siempre con mecanismos de filtrado y selección que hoy se hacen más complejos en el universo de Internet. La situación ideal es la de ser conscientes de las necesidades de filtrar, elegir, guardar e -incluso- compartir con una comunidad de intereses, nuestras preferencias de información.

Este es sólo un aspecto para tener en cuenta una efectiva gestión de información que luego puede convertirse en conocimiento, que se actualiza en la aplicación de herramientas en nuestro Entorno Personal de Aprendizaje.

Aparecen nuevas herramientas de trabajo que requieren otras competencias digitales

Estamos viviendo una transición complicada en un proceso de cambio que modifica notablemente nuestras herramientas de trabajo, reclamándonos una constante adaptación basada en la incorporación de distintas competencias digitales. Ya no se trata de manejar Word o Excel, de utilizar el correo electrónico o saber adjuntar un archivo, se requieren –de acuerdo a la ocasión- el dominio de herramientas de trabajo digitales que se actualizan y se renuevan constantemente.

El cambio de paradigma actual no es desde lo analógico hacia lo digital, parte de las profundas modificaciones en el seno de la realidad digital que ha alcanzado a gran parte de las actividades humanas. Supera la concepción inicial del digitalismo que coloca a las tecnologías digitales como propias de actividades inherentes a la información y la comunicación. Ahora el avance y los usos derivan a otra concepción que asume un desafiante horizonte de posibilidades en la facilitación de tareas útiles para el aprendizaje y al acceso y divulgación de conocimientos.

Contenidos con valor agregado ante la infoxicación, buscadores de web semántica que rastrean en un océano de información,  grandes datos que se producen al segundo y se acumulan en la abundancia, son algunos de los aspectos que ya han comenzado a modificar el ecosistema del conocimiento, alterando la morfología y el fin de nuestras herramientas de trabajo y la necesidad permanente de actualizar nuestras competencias digitales. Tenemos que aprender día a día.

La denominada web 3.0 marca un proceso evolutivo en las prestaciones y la manera de hacer uso de las tecnologías digitales en red.

Nuevas competencias digitales son requeridas por la web 3.0. Búsqueda, filtrado, caracterización y publicación de información de calidad son algunas de ellas.

Nuevas competencias digitales son requeridas por la web 3.0. Búsqueda, filtrado, caracterización y publicación de información de calidad son algunas de ellas.

El británico Tim Berners-Lee desarrolló en la transición entre la penúltima y última décadas del siglo pasado la World Wide Web. En esa tarea Berners-Lee contó con la asistencia del informático belga Robert Cailliau. La propuesta formal que documenta el avance del proyecto fue publicada en agosto de 1991.

La idea era hacer confluir el hipertexto con internet para -de esta manera- obtener un sistema de distribución de documentos entre computadoras interconectadas.

Como todo desarrollo la expansión de la web tomó su tiempo, siendo el ámbito académico uno de los más aventajados en su aplicación. Sin embargo debemos distinguir varios aspectos en la apariencia y uso de los documentos digitales disponibles en una red tecnológica mundial.

Durante la última década del Siglo XX la web era utilizada como un sistema de publicación de información de interés de las organizaciones. En esa época podíamos acceder a los datos principales que empresas u organismos públicos querían que los lectores conocieran. Comenzaban a aparecer las primeras publicaciones académicas donde los artículos presentados por los autores eran incluidos con sus textos completos y podían ser leídos e impresos en puntos lejanos. Toda organización que contaba con una web también informaba su correo electrónico para poder ponerse en contacto y de esta manera “interactuar” con sus lectores. Es en esta época cuando se instala de una manera sostenida la calificación de “nuevas tecnologías de la comunicación e información”, también apodadas NTIC o TICs, para darle un sentido de pluralidad tecnológica.  A la web de la época se la bautiza después como Web 1.0. Así comienzan a cambiar nuestras herramientas de trabajo, del lápiz al mouse, del folleto a la página web, de la carta al e-mail. Comienzan a aparecer nuevas necesidades y los puestos de empleo solicitan personal que incorporen competencias digitales.

De las TIC a las TAC

Hace tiempo que de nuevas estas tecnologías no tienen nada. Eso es un hecho. Pero… ¿debemos seguir reconociéndolas como tecnologías de la información y la comunicación?

En parte sí, porque lo siguen siendo. En una analogía con la “telefonía móvil” esa función es cada vez más secundaria o, al menos, no describe todo el auténtico potencial de la incorporación de la tecnología de la era del digitalismo en la época actual. Ahora son instrumentos que nos abren una puerta a otras posibilidades de aprendizaje y de conocimiento de nuestro entorno.

Los primeros años de la web fueron claramente innovadores en las potencialidades de acceder a información y establecer mecanismos de interacción entre las personas, entre las organizaciones o entre ambas.

De la misma manera ocurrió durante el período conocido como el de la Web 2.0. Nuevamente cambian las herramientas de trabajo y también las competencias digitales requeridas.

La web 2.0 es conocida como la web social. La participación y la creación de contenidos por parte de usuarios es la señal distintiva.

La web 2.0 es conocida como la web social. La participación y la creación de contenidos por parte de usuarios es la señal distintiva.

En este siglo, ya promediada la primera década, surgen y comienzan a impactar en la sociedad las llamadas redes sociales, a la vez que comparten espacio-tiempo y prestaciones con los surgentes “smartphones”, a los que no les quitamos el mote telefónico, al menos no hacemos referencia a las radiocomunicaciones.

La impronta revolucionaria de las redes sociales está dada por la relevancia del usuario, su condición de prosumidor (dualidad funcional simultánea e indistinta como productor y consumidor de contenidos) y en la necesidad de las audiencias crecientes de satisfacer sus requerimientos de participación y de diálogo. La web 2.0 se define en las conversaciones, en la colaboración y en el alto tráfico de datos que estas generan. La fase de comunicación de las tecnologías cobra un papel central en la configuración de la web 2.0.

Aparecen nuevos oficios o profesiones, muchas veces alejados de la trama burocrática de planes de estudio y titulaciones, Community Manager, Search Engine Optimization (SEO), comienzan a ser requeridos por personas y organizaciones.

La emergente web 3.0 apunta al universo de contenidos que configura la actual fisonomía de Internet. No solo se ha alcanzado una importante cantidad de datos disponibles sino también –entre otras cosas- una producción de información estadística y especializada generada por personas e instituciones con autoridad en cada materia. Desde actualizadas publicaciones científicas hasta modelos para construir instrumentos en impresoras 3D, están disponibles en Internet. La incertidumbre es mayor, siempre proporcional al nivel de infoxicación. Demasiados datos y-tal vez los mejores- ocultos en la maraña de basura, repetición y contaminación.

Se inicia la etapa de valoración de los contenidos en Internet. Nuevamente cambian las herramientas de trabajo y las necesidades de incorporar otras competencias digitales, respecto a las que nos habíamos acostumbrado. No solo es necesario conocer y aplicar acciones en redes sociales, hay que sumar habilidades en búsqueda, filtrado, clasificación  y análisis de los datos existentes. Surgen nuevas prácticas, oficios o profesiones: Content Curator, Experto en Big Data o en Impresión 3D, etc.

Están cambiando las formas de trabajar y de estudiar, de aprender y de producir.

Se impone entonces el abrir nuestras mentes a la incorporación de conocimientos sobre nuevas herramientas de trabajo y dominio de otras competencias digitales.

Outliers School: una propuesta fuera de serie.

Hugo Pardo Kuklinski es Director de Outliers School, un proyecto innovador en educación y cultura digital que incorpora actualizados métodos de trabajo en equipo y desarrollo de soluciones en el campo de la cultura y la comunicación.

Outliers School

En entradas anteriores presentamos la última publicación del especialista argentino radicado en España y con amplia trayectoria académica y de investigación en países de Europa y América. “Opportunity Valley” desafía a cambiar nuestros entornos adormecidos en un mundo apuntalado en un nuevo orden marcado por el digitalismo. Propone nuevos horizontes profesionales, laborales y educativos fundados en el emprendimiento, la creatividad y la innovación.

Un capítulo íntegro está dedicado a tratar la metodología de trabajo que se aplica en Outliers School, sustentada principalmente en el Design Thinking  o pensamiento de diseño, desarrollado en el contexto académico de la Universidad de Stanford, en California, al unísono con la progresista concepción productiva de Silicon Valley.

Método Outliers School

Hugo Pardo Kuklinski trabajo junto a un grupo de reconocidos profesionales del ámbito de la comunicación y la educación superior como Cristóbal Cobo (con quien publicara Planeta Web 2.0), a la vez coautor -junto a John Moravec- de Aprendizaje Invisible y de Carlos Scolari, conocido por obras como Hacer Clic e Hipermediaciones.

En una entrevista Hugo Pardo nos describe las técnicas utilizadas y una experiencia de trabajo de Outliers School en el Sistema de Bibliotecas Públicas de Colombia.

En síntesis: Outliers School es una propuesta fuera de serie de gente que superó concepciones basadas en la tradicional cadena de producción industrial destinada a ciudadanos y organizaciones del siglo XXI que eligen superar metas ante nuevos desafíos en la era del postdigitalismo.

El que busca encuentra buenos contenidos

El que busca encuentra…

Asi nos dice el popular dicho.

Pero lo cierto es que, para encontrar buenos contenidos en el océano de información que es Internet, hay que saber buscar, no desesperar ni morir en el intento.

Lo primero que hay que tener en cuenta para cada búsqueda en Internet es una absoluta claridad de aquello que quiero encontrar, aunque se trata de información de fuentes altamente calificadas.  De nada sirve dejarse llevar de mano de un buscador que me ofrezca millones de posibilidades sin establecer un criterio de búsqueda de material de calidad. En los buscadores tradicionales tal vez lo mejor se encuentre al final y nunca nos enteraremos de su existencia. Muchos buscadores utilizan algoritmos relacionados a las veces que han sido consultados esos sitios y, si algo es cierto, que la mejor calidad de datos no se lleva bien con los gustos y preferencias de los grandes grupos humanos.

Buscar en Internet y encontrar lo más apropiado es todo un arte. Existen herramientas muy interesantes para ello.

Buscadores, alertas, suscripciones RSS, son instrumentos que nos ayudarán a acceder a datos relevantes, pero hará falta tener en cuenta el factor humano, el refinamiento personal de la búsqueda para luego asumir un filtrado sobre lo obtenido.

Para una buena búsqueda en Internet no hay fórmulas mágicas, hay arte, perseverancia, creatividad, mucho trabajo personal y solo algunas orientaciones y sugerencias.

Las herramientas para buscar

De manera evidente debemos empezar por los buscadores.

La primera aclaración que hay que hacer es que Google no está solo en este concierto de sobreabundancia de información. Existen muchos buscadores y algunos son bastante interesantes.

Muchos de ellos, y se incluye a Google, tienen una opción poco tenida en cuenta por los internautas: la búsqueda avanzada, con la que podemos afinar los criterios de búsqueda de acuerdo a nuestras necesidades.

Google y otros buscadores brindan la posibilidad de realizar una búsqueda avanzada con la finalidad de afinar, precisar y reducir la cantidad de sitios a encontrar.

Google y otros buscadores brindan la posibilidad de realizar una búsqueda avanzada con la finalidad de afinar, precisar y reducir la cantidad de sitios a encontrar.

Para una búsqueda avanzada podemos tener en cuenta algunos parámetros, aunque los dos primeros están más vinculados a las búsquedas simples :

  • Una palabra.
  • Una frase por la que se buscará alguna de las palabras o una combinación de ellas.
  • Las palabras exactas de una frase (“entre comillas”)
  • Algunas de las palabras de las frases (OR)
  • La combinación de palabras o key words (AND)
  • La supresión de la segunda alternativa (NOT)

También el tipo o formato de archivo, el idioma, la región o el sitio web en particular desde donde pretendamos obtener información, última actualización, etc..

Entre la variedad de buscadores tenemos muchas alternativas a Google, las más conocidas son Bing y Yahoo.

Entre las menos conocidas Duck Duck Go, Carrot.

El lema es "el motor de búsqueda que no te rastrea". Disponible en español.

El lema es “el motor de búsqueda que no te rastrea”. Disponible en español.

Carrot es uno de los buscadores alternativos para refinar nuestras posibilidades de encuentro con información de calidad.

Carrot es uno de los buscadores alternativos para refinar nuestras posibilidades de encuentro con información de calidad.

Entre los buscadores semánticos rescato Cluuz y Quintura, ambos con sus gráficos mapas mentales que nos ayudan a redefinir nuestras búsquedas. Quintura debe ser descargado en la computadora, mientras que su aplicación móvil personalmente no me ha dado buenos resultados.

Cluuz es considerado un buscador semántico que muestra resultados gráficos con términos relacionados. Tiene opciones de búsquedas avanzadas.

Cluuz es considerado un buscador semántico que muestra resultados gráficos con términos relacionados. Tiene opciones de búsquedas avanzadas.

Quintura es un motor de búsqueda visual con resultados presentados como nube de tags que nos permiten realizar distintas combinaciones utilizando el mouse o ratón.

Quintura es un motor de búsqueda visual con resultados presentados como nube de tags que nos permiten realizar distintas combinaciones utilizando el mouse o ratón.

Los buscadores para el estudio y la investigación

Para la búsqueda de materiales científicos y académicos no podemos dejar pasar a Google Académico para nuestras primeras indagaciones. Luego debemos pasar a consultar el buscador de la Fundación CSIC de España: ScienSeek por el que podemos buscar material perteneciente a Publicaciones o a Centros de Investigación. También es importante consultar Science Direct con el que se puede acceder a libros, revistas y artículos académicos. Los tres tienen alternativas diversas para efectuar una búsqueda avanzada.

El “Newsmaster” abre camino en una selva de noticias

Cada vez son más los sitios de Internet con noticias. Muchos de ellos pertenecen a los conocidos y tradicionales medios: diarios y revistas locales y nacionales, emisoras de radio, canales o programas informativos de la TV y agencias de noticias. Lo primero que se escucha decir es que ningún medio puede dejar de tener su propia web y, se aconseja, actualizar las noticias. En numerosos casos no impera el orden, la distinción de secciones, el formato, estilo y género.

Para muchos lo importante es estar en Internet, aunque aporten demasiado “ruido”, en una maraña de noticias, cual espesa selva tropical. Luego de caminar en círculos nos preguntamos: ¿dónde está el camino?.

Cada día hay más información

El camino se hace a “machetazos”.

Algunos emprendedores más osados decidieron construir su propio medio de noticias en Internet, marcado en algunos casos por la incidencia geográfica, en otros por la especificidad temática.

La realidad es que hoy tenemos muchas fuentes informativas en Internet, pero también mucha repetición y algunos problemitas de calidad. En algunos casos se suman los intereses políticos y comerciales que financian ciertos proyectos.

Contrastación de fuentes informativas primarias, análisis a fondo, investigación, apuntar a mejor contenido es el gran desafío.

También es imperioso orientar sobre cierto orden y sentido para no dejarnos abrumar por la “infoxicación” (intoxicación informativa), haciendo surgir una tarea que fuera denominada por Robin Good “newsmastering”, algo así como “gestión de noticias”. Algo similar a lo que hacían en otras épocas los editores de “cables”: buscar, filtrar, seleccionar y publicar las noticias que llegaban a las redacciones mediante teletipos y eran suministradas por agencias de noticias que tenían periodistas (u otras agencias) que redactaban las noticias de hechos producidos en lugares donde el diario o periódico no contaba con corresponsal. Eso era en todos lados, menos en nuestra propia “aldea”.

Los medios recibían información por Teletipo

El “newmaster” utiliza herramientas digitales de sindicación RSS para detectar, agrupar, filtrar y publicar en tiempo real las noticias provenientes de las numerosas fuentes que nos permite Internet. A ese sistema tecnológico Robin Good lo llamó “newsradar”, exactamente un radar que nos permite hallar las noticias.

Content Curation o Newsmastering.

Existen quienes interpretan que los términos “newsmatering” y “newsmaster” aportados por Robin Good, en la primera década de este siglo, deberían ser reemplazados por los de “content curation” y “content curator”, tal como denomina a la nueva actividad Rohit Bhargava en su “Manifesto For The Content Curator: The Next Big Social Media Job Of The Future?”, publicado en 2009.

Considero que no hay que descartar los términos de “newsmastering” y “newsmaster” ante dos características diferenciales de estos con el “content curator”. La primera de ellas es la presentación de noticias en “tiempo real”, es decir 24 x 7 x 365 y la segunda es la imperiosa necesidad de automatización del proceso, hoy posible con interesantes herramientas.

Por un lado podemos tener las funciones que cumpla un “Content Curator” en medios periodísticos, realizando la tarea de “News Curation”; de alto involucramiento personal, especialmente en términos de caracterización de contenidos, más allá de una selección más fina de los materiales que serán “refritados” (según la jerga periodística que usamos en Argentina) con un texto, títulos y presentación completamente originales, respetando la mención de la fuente.

Otra es la función de un “newsmaster” que, con criterios periodísticos buscará, filtrará y seleccionará las fuentes (no las noticias en sí), que luego serán presentadas “en tiempo real” en el sitio web.

Sala de Redacción

Definitivamente la función del “newsmaster”, el “newsmastering”, es exclusivamente periodística y está vinculada a una actualización de noticias al instante, en tiempo real, de acuerdo al contenido, origen, alcance o características del grupo de informaciones que se quiere suministrar a los lectores. Y, por supuesto, de fuentes variadas.

La automatización es importante, pero no es todo.

Cuando hablo de criterios periodísticos, el “newmaster” deberá dividir su tarea en dos partes.

En el inicio deberá concentrarse en el diseño del primer menú de fuentes seleccionadas, conocer de ellas y del nivel de crédito que tienen en su comunidad. También deberá prestar atención a la automatización de los filtros. No se trata solamente de pegar una RSS, sino de supervisar que las noticias que se publiquen de una fuente pertenezcan a la temática, área, o lugar que determinó el “newsmaster” en su diseño original (aunque también puede modificar, rectificar, actualizar, corregir). Es un primer nivel de diseño de contenidos y vigilancia de su cumplimiento fiel.

Una vez que el “newsradar” está integrado a la web, deberá realizar un seguimiento (por supuesto no será las 24 horas de todos los días) de la actualización de noticias en tiempo real, la correspondencia del diseño y los contenidos y la necesidad de tomar decisiones, como por ejemplo: suprimir una fuente, agregar una nueva fuente o establecer filtros específicos para fuentes determinadas.

El “newsmaster” es un editor periodístico de fuentes externas al sistema de producción de contenidos al que pertenece.

“Newsmastering”: un caso real.

Acabo de incorporar un sistema de “newsmatering” en mi página web SobreSalta, destinada a publicar posts de mi autoría, con materiales de investigación periodística, curación de artículos, entrevistas y opinión, sobre temas inherentes a la realidad de mi área de ejercicio periodístico: la provincia de Salta, en Argentina. Decidí incorporar un servicio que permita a mis lectores tener una actualización en “tiempo real” de las noticias publicadas de acuerdo a los siguientes bloques:

Noticias de Salta de fuentes informativas ubicadas en la ciudad Capital.

Noticias Locales de fuentes informativas de localidades del interior de la provincia.

Noticias de la vecina provincia de Jujuy de fuentes informativas de las principales ciudades.

Noticias de último momento publicadas en medios nacionales reconocidos, incluyendo importantes diarios de ciudades del Interior de Argentina.

Este material ya está disponible en SobreSalta.

En el corto plazo proyecto incorporar otras fuentes, vinculadas a la posición geoestratégica de la provincia de Salta.

El objetivo es convertir al sitio en un lugar de referencia para disponer, en un solo lugar, el acceso a variadas fuentes informativas, organizadas para facilitar las preferencias de los lectores.

En este sitio, dedicado a tratar temas sobre periodismo, contenidos, información, conocimiento, tecnologías y educación, también se incorporarán próximamente “newsradars” de utilidad para los lectores interesados en estos temas.

 Fuentes:

Bhargava, Rohit, Manifesto for the Content Curation.

Good, Robin, El Newsmaster del RSS.

 

 

 

La realidad te obliga a leer “Opportunity Valley”

En el nuevo libro de Hugo Pardo Kuklinski “Opportunity Valley” (Planeta Web 2.0 -con Cristóbal Cobo- y Geekonomía) se presentan las enseñanzas de tres décadas de cultura o contracultura digital.

En algunos casos se trata de cosas que nos han enseñado las transformaciones producidas en estos últimos tiempos, en otros, tal lo relata e ilustra el autor, encontramos lecciones que aun no han sido aprendidas, muchas veces porque la inercia de modelos anteriores nos impiden o porque nosotros mismos no hemos asumido la innovación requerida como un fenómeno cultural, no meramente tecnológico.

El digitalismo  es la apropiación social de la cultura digital. Si bien los antecedentes tecnológicos pueden ser ubicados en la década del 60, el proceso socio-cultural es posicionado en los 80, coincidente con la aparición de Macintosh y el concepto de “digital culture” (1984) . El nacimiento de la World Wide Web entre 1990 y 1994 y la web social del presente siglo, constituyen otros indicadores importantes del digitalismo.

Por qué el digitalismo es contracultura?

Sencillamente porque se sale de los cánones establecidos por la cultura de época. Se trata de un espacio contracultural que propone “cambiar el mundo pensando distinto a las anteriores generaciones”. Para Pardo, también autor de Geekonomía, el “digitalismo es una conciencia ambiciosa de transformar industrias y el mecanismo de interacción de las personas”. Entre las novedades –respecto a la anterior manera de pensar y actuar- el digitalismo incorpora la innovación como una constante, que imprime una dinámica única en la historia de la humanidad, alterando la noción tradicional del tiempo y del espacio.

El digitalismo está representado en el mundo real por el espíritu de los “valley”, la apropiación cultural representada en las dinámicas industriales, profesionales y personales de las organizaciones instaladas en las localidades ubicadas al sur de San Francisco, conocida como Silicon Valley (Mountain View, Cupertino, San José, etc.) cuna y sede de importantes marcas representativas de la última gran disrupción tecnológica abrazada por la incipiente contracultura digital.

silicon valley

En muchas otras localizaciones del mundo se ha querido institucionalizar un espacio geográfico Valley, sin contar con la espontaneidad surgida en California, creando los xValley (nombre de la ciudad + Valley), incluída Latinoamérica. Pero ese espíritu fundacional difícilmente se ha visto reflejado en los clones posteriores.

Pardo especifica que a los actuales Valley les falta mucho de los componentes que marcaron la diferencia. Mientras por un lado ciertos gobiernos locales o nacionales intentaron una acción más ligada al Marketing político de ciudad, la organización de eventos (como congresos, reuniones, jornadas; todas de mayor impacto turístico que contracultural) o la inversión inmobiliaria; lejos quedaron las ideas y acciones de un espacio contracultural, de la transformación industrial, de nuevas formas de trabajar, aprender y relacionarse.

Muchas cosas para aprender

El autor marca con atractiva ilustración todas aquellas lecciones que nos están dejando estas tres décadas de cultura digital, orientadas a transformarse (personalmente) y transformar el entorno. Detalla las lecciones que han sido aprendidas, pero también reseña aquellas que nos falta por aprender, seguramente condicionados por los antiguos y obsoletos ambientes del siglo XIX y el XX que aún persisten en el imaginario de muchas generaciones.

SAMSUNG DIGIMAX 360

Durante el desarrollo de los distintos capítulos Hugo Pardo describe las incidencias del digitalismo en ámbitos como los de gobiernos inteligentes, el mundo del trabajo, las redes profesionales, la arquitectura del aprendizaje y el valor de públicos y usuarios. En los casos prácticos vivenciados por él dedica una sección al proyecto Outliers School, que ha emprendido junto a Carlos Scolari y Cristóbal Cobo insertando el pensamiento de diseño en la formulación de estrategias educativas disruptivas, mucho más cercanas a los mecanismos permanentes y no formales del aprendizaje que a los petrificados modelos de nuestros sistemas oficiales.

En el escrito se nota en el autor su compromiso con nuevas generaciones, con los noveles profesionales de las artes y oficios de la cultura, la educación y la comunicación, áreas de fuerte impacto en la transformación digital. Propone ideas para diseñar la propia ruta del trabajo y el aprendizaje permanente de cada interesado, remarcando las profundas transformaciones en el campo de las competencias profesionales, el establecimiento de nuevos modelos de liderazgo, las maneras de aprender en cualquier lugar y tiempo (o mejor dicho, en todo tiempo y lugar) y, principalmente, la nueva valoración y posibilidad de acceso al conocimiento de todo tipo, inclusive el científico.

Sugiero no dejar de leer “Opportunity Valley” .

Descargarlo desde aquí.

Para conocer y aplicar la “content curation”

“Las 4S´s de la Content Curation”, es el flamante e-book de Javier Leiva-Aguilera y Javier Guallar. Se trata de una amena guía para desarrollar una estrategia de Content Curation, basada en el caso hipotético de un profesional que construye una marca personal desarrollando su huella digital orientada a una actividad de su interés con proyección laboral.

Las 4S's de la Content Curation

Como se puede apreciar en la tapa se indica (1), lo que hace suponer la existencia de una saga documental con el tratamiento -en cada entrega- de casos particulares de aplicación de Content Curation.

Seguramente los (Javieres) Content Curators, nos irán develando en capítulos situaciones familiarizadas con el marketing, el periodismo, el documentalismo, la vigilancia del entorno, la inteligencia competitiva y otros campos donde “la nueva profesión en internet” podrá desarrollar su actividad.

Las 4S´s marcan las cuatro etapas ineludibles en el proceso de Content Curation: Search (busqueda), Select (selección), Sense making (caracterización) y Share (difusión).

Para los hispanoamericanos la compra está facilitada a través de Kindle Book de Amazon a U$S 7,99.

Quienes estén interesados en el libro anterior, ya comentado en este sitio, “El Content Curator”, recomiendo adquirirlo accediendo a la web de la “Casa del Libro”, a través del sistema “Tagus”, puesto que vía la editorial de “UOC” no está disponible para estas latitudes sudamericanas.

Quienes estén interesados en la Content Curation no pueden dejar de leer estos materiales y no estar al tanto de lo que hacen “Los Content Curators”.

Las 4S’s de la Content Curation (ebook) ya a la venta

Estamos muy contentos de anunciar que desde ayer se encuentra a la venta nuestro ebook Las 4S’s de la Content Curation , que se puede adquirir en epub o para Kindle (en Amazon). Las 4S’s de la Content Curation Se trata del desarrollo de un caso práctico siguiendo la […]

Con internet surgen nuevas profesiones

Muchas profesiones que hoy escuchamos mencionar no existían el siglo pasado. Muchas de ellas ni siquiera a principios de este sorprendente Siglo XXI. A pesar de que la conquista del espacio no se concretó como algunos vaticinaban y -de paso- daban un guiño favorable a la profesión de astronauta. Muchos y relevantes han sido los cambios producidos  y que afectan directamente nuestra vida cotidiana. Así las especialidades médicas han derivada en alta especificidad y sacrificada actualización, entre otras.La generación y tráfico de conocimiento de los últimos años ha transformado notablemente el ecosistema de tradicionales oficios y profesiones y ha impulsado el surgimiento de nuevas actividades con impacto social y económico. La sociedad ha cambiado y al mismo ritmo lo ha hecho el trabajo, la producción y las relaciones humanas.

Antiguos instrumentos que utilizaban tradicionales profesiones.

Antiguos instrumentos que utilizaban tradicionales profesiones.

 

 

Entre las nuevas profesiones hemos comenzado a escuchar extrañas denominaciones. Entre ellas, la más sonada, ha sido la de Community Manager, a la que se agrega la del Digital Marketing Manager el Content Curator, entre muchas otras.En la realidad profesiones tradicionales están siendo modificadas por las características de un nuevo tiempo y un nuevo mundo. El maestro o profesor, el periodista y el publicista están atravesando como profesiones un momento de grandes transformaciones. Los destinatarios de su labor se encuentran hoy ante un escenario de encuentro con otras personas y con materiales simbólicos significativos que se caracteriza  por ser móvil, ubicuo y personalizado de acuerdo a las necesidades y preferencias personales. Informarse, entretenerse, aprender e integrar conocimientos son actividades que se diferencian notablemente respecto a como se accedía a ellas no hace muchos años.Muchas de esas nuevas profesiones como las tradicionales deberán prestar atención al valor diferencial que adquieren los contenidos en cualquier soporte, material o digital.Para comprender algo más de este aspecto rescato un material interesante publicado por Clara Ávila, relacionado a una variación interesante en el área del marketing (o comercialización) que hace hincapié en la generación y divulgación de contenidos, muy útiles a la hora de generar, consolidar o difundir una “marca”. El video presenta conceptos vertidos por los integrantes de la mesa panel que, al decir de Neil Postman, reconocen ganadores y perdedores en este cambio tecnológico. Ser visibles en Internet tiene un precio (no solo es monetario) y se requiere de entendidos para realizarlo.

RRPP & Tweets: Marketing de contenidos y publicidad en social media 

Por Clara Ávila

El pasado 6 de mayo asistí al 6º RRPP and Tweets en una interesante mesa redonda llamada  Marketing de contenidos y publicidad en social media: ¿la visibilidad tiene un precio? . Un buen punto de reflexión sobre la importancia del marketing de contenidos y el rol de la publicidad […]

¿Cuáles son las mejores herramientas para contenidos en Internet

Algunos consejos propios y ajenos

La bloguera Roser Manté sostiene que existen tantas herramientas digitales para curar contenidos como zapatos para caminar. Es así como se nos hace tan difícil seleccionar el calzado adecuado que comprar como la herramienta más apropiada para buscar, ordenar, presentar y compartir la información.

Además de compartir la reflexión de Roser daré cuenta de mis preferencias a la hora de diseñar un porfolio de herramientas digitales. aquellas que he probado y me han convencido o resultado útiles para mis tareas.

A la hora de preferir un agregador RSS opté por Feedspot. Hace algunas semanas recibí una invitación de su fundador, Anuj Agarwal, para probarlo. Me resultó muy amigable y -para mi propósito- con mejor adaptación que Feedly (de todas maneras recomendable y ahora funcionando como mi segundo agregador). Todas las mañanas recibo un mail con una selección de las mejores notas relacionadas a mis preferencias. Posee una distribución por carpetas personalizadas que facilita la lectura y la indicación de “ya leídas” en bloque.

No he escuchado hablar sobre MyYahoo pero me está pareciendo un excelente panel de preferencias de lecturas con agregación de RSS. Para tenerlo en cuenta.

En relación a las herramientas que funcionan como marcadores no tengo dudas en preferir Diigo. Visualmente es muy funcional y la extensión para navegadores es muy sencilla, permitiendo ordenar las selecciones de tu cuenta de Diigo o agregar los artículos que te interesen.

En próximas entregas hablaré sobre los sitios y aplicaciones para guardar y compartir material filtrado, seleccionado y comentado. Hay muchas opciones. Todo dependerá de necesidades y gustos. Lo mejor es indagar, obtener referencia de un conocedor, probar y elegir.

Tantas herramientas como zapatos

Por Roser Manté

Herramientas para curar contenido hay como zapatos para caminar Para curar contenido, sobretodo por la parte de búsqueda y de distribución de la información que queremos curar, necesitamos herramientas que nos ayuden a llevar a cabo nuestra labor. No que la sustituyan, ya que si alguna cosa se valora […]