Ideas de cambio para nuestras clases: Pinterest y Clase Invertida

Las formas de enseñar y aprender están cambiando, al menos para aquellos que se proponen innovar con creatividad y aceptan los desafíos de la época ante la posibilidad de una actualización permanente y el emprendimiento intelectual colaborativo. No existen fronteras para intercambiar y compartir conocimientos, menos aún para unir esfuerzos en la construcción de una inteligencia colectiva que no salvará al mundo, pero que permitirá mejorar muchas cosas.

Para empezar quisiera sugerir el tablero Aula Creativa en mi cuenta personal de Pinterest, que cualquiera puede seguir. Allí he incluido interesantes infografías vinculadas a distintos aspectos que pueden ser tenidos en cuenta a la hora de organizar nuestras clases. Entre otras temáticas despertaron mi interés los PLE (Personal Learning Environment) o Entornos Personales de Aprendizaje, la aplicación de técnicas de Content Curation, y las potencialidades de la Clase Invertida.

Controversias sobre el aula

Existe una idea muy arraigada sobre que el centro de la actividad educativa lo constituye la reunión de un maestro o profesor en un espacio para tal fin al que denominamos aula. Después de un tiempo pautado por el sistema burocrático institucional, programado de antemano y de acuerdo a decisiones tomadas en una mesa chica y muchas veces lejana a la realidad de quienes se reúnen en tan distinguida sala, el acto educativo se diluye hacia una no remunerada actividad docente de preparación (de lo que va a hacer en clase en el espacio aula) y a una serie de acciones que los alumnos encararán de acuerdo a unas pautas entregadas en -se supone- su hogar. Lo que en cierta época (espero que ahora no se así) reconocíamos por la frase “tarea para la casa”.

El proceso de concentración humana en ciudades generado, entre otros factores, por la modificación de la matriz industrial de producción, facilitó otra variante de concentración denominada escuela, en la reunión de cientos o miles de niños y adolescentes requeridos socialmente para la instrucción con el objetivo de incorporar destrezas de lectura, escritura, operaciones aritméticas y por qué no, pautas de comportamiento que consolidaran su ingreso al sistema social.

De acuerdo a la Real Academia Española la primera acepción del término latino aula corresponde a la “sala donde se celebran las clases en los centros docentes”.

La necesidad imperiosa de un encuentro físico entre educadores y educandos para proceder a la transmisión de conocimientos otorgó al espacio aula una importancia durante los últimos siglos, pero atención, no más de tres.

 

La escuela y el aula que conocemos ha sido un producto de la modernidad. Anteriormente los talleres de artesanos o las casas de los "maestros" eran el lugar donde se intercambiaban conocimientos y habilidades.

La escuela y el aula que conocemos ha sido un producto de la modernidad. Anteriormente los talleres de artesanos o las casas de los “maestros” eran el lugar donde se intercambiaban conocimientos y habilidades.

En una visión global de la historia de los pasos de los humanos sobre la tierra -que es bastante corta- nuestra aula comprende un período significante de esa línea de tiempo. Sin embargo, las transformaciones producidas en las últimas décadas (solo tres) nos llevan a pensar el rediseño de los espacios y tiempos en donde se produce el encuentro entre el conocimiento y la mente, ya sea de niños y adolescentes, como de jóvenes, adultos y adultos mayores. Es ante esta circunstancia cuando comenzamos a repensar el acto educativo.

Los últimos cambios (que ya operan sobre la novedad de la novedad) están impregnados de lo que Hugo Pardo Kuklinski denomina Digitalismo y que describe en su libro Geekonomía. El escenario digital no solo impregna el sistema mundial de la información y de las finanzas, sino también el del aprendizaje y el conocimiento, participando junto a la ciencia y en alianza con ella a nuestra conformación personal de sentido del mundo.

El aprendizaje sigue un modelo de 24 horas, 7 días a la semana, durante toda la vida y en el que el aula tradicional solo ocupa una pequeña parte de nuestras vidas. A pesar de ello y ayudados por instrumentos devenidos del digitalismo y el postdigitalismo, contamos con valiosas herramientas para innovar en nuestras aulas, las que se extienden más allá de sus paredes y de los tiempos asignados por planes de estudio y programas.

La Clase Invertida (Flipped Classroom)

Una de las innovaciones en materia de estrategias educativas en el aula (como no lugar) es el aula invertida. Supone que la visión tradicional de exponer la teoría en clase y disponer la realización de una tarea fuera de ella se invierte. Con la clase invertida el profesor, mediante la asistencia de diversos soportes digitales, elabora un repositorio de materiales de visionado y lectura que pone a disposición de sus alumnos (y también del público en general bajo la premisa de compartir conocimiento) para que sean revisados en cualquier tiempo y lugar, aplicando en el aula distintas prácticas que apunten, por ejemplo, al estudio de casos, la resolución de problemas o el diseño de soluciones.

clase-invertida

Una propuesta interesante para analizar nuevas maneras de encarar la tarea educativa es la que comparte un equipo de colaboración en un proyecto abierto coordinado por Javier Tourón y Raúl Santiago a través del blog en español The Flipped Classroom.

Pinterest en Clase Invertida: herramienta para ordenar y compartir materiales.

Pinterest es una de las redes sociales de mayor crecimiento en los últimos tiempos. Dos son sus características principales que la diferencian del resto: la capacidad de visualización de los materiales compartidos y la conformación de tableros específicos y variados sustentados en el interés de los distintos auditorios.

Pinterest apunta, con total claridad, a las necesidades de las audiencias contemporáneas movilizadas por el impacto de la imagen y por el reconocimiento de sus intereses. Por lo tanto es el factor emocional el que entra en juego al momento de la predisposición a la recepción de mensajes visuales basados en las cuestiones que lo identifican.

En un principio la red Pinterest estuvo muy marcada por la participación de públicos interesados en cuestiones ligadas a la moda, el diseño, la fotografía y el paisaje. Paulatinamente, en medio de la gran transformación semántica de la internet en su etapa 3.0, la publicación de contenidos ha encontrado en Pinterest un aliado amigable. En esta red puedo distinguir plenamente entre tableros, pines y pineadores, pudiendo seleccionar seguir a unos y a otros, como también hacer una selección para alimentar mis tableros y compartir materiales en base a cualquiera de ellos. Ilustraciones, infografías, fotografías y vídeos son las estrellas en Pinterest, incluso cuando se trata de curar contenidos a través de un tablero.

pinterest01

 

En mis clases de Opinión Pública, planteo en la Bibliografía Obligatoria la lectura de “Comunicación y Poder” de Manuel Castells. En el tablero correspondiente, además de otros materiales, comparto  algunos vídeos donde es entrevistado el autor y la Conferencia de Presentación de la publicación en la Universidad Complutense de Madrid. Los alumnos acceden de esta manera a materiales complementarios muy ilustrativos y a un conocimiento humanizado de unos de los más importantes referentes contemporáneos de los estudios sobre la sociedad.

Recomiendo comenzar a utilizar Pinterest en nuestras clases y compartir las experiencias.

 


Comentarios

Ideas de cambio para nuestras clases: Pinterest y Clase Invertida — 3 comentarios

  1. Gustavo: es asombroso hay que seguir animándose a los cambios buenos e interesantes como estos.

Deja un comentario